Primeros auxilios | Cuidado de heridas | Infección de heridas | Lysol®
Breadcrumbs

Primeros auxilios y cuidado de heridas

Los primeros auxilios simples ayudan a matar gérmenes y detener las infecciones en heridas

Desde el momento en que tu hijo dé sus primeros pasos, está propenso a que se caiga mientras aprende, se desarrolla y juega. Incluso de adultos, es muy común tener una cortada o raspón ocasional. Aún cuando el cuerpo se cura solo, la aplicación de los primeros auxilios simples permite que heridas menores se curen más rápido que una herida infectada.

¿Por qué son importantes los primeros auxilios?

Cuando nuestra piel está saludable e intacta, es una barrera natural contra los gérmenes. Pero cuando se abre nuestra piel, por ejemplo debido a una cortada, un raspón o una mordedura, se abre la puerta para que los gérmenes se introduzcan en nuestro cuerpo. La humedad, el calor y el nutritivo tejido subyacente se convierten en el ambiente ideal para que se establezcan y crezcan las bacterias.

Las heridas se infectan si:

  • Los gérmenes que normalmente viven sin causar daño en el cuerpo entran en la herida de la piel sana circundante
  • La herida se contamina de gérmenes de suciedad, animales o personas durante la lesión
  • Los gérmenes en el aire llegan a la herida
  • Una herida que se toca con manos sin lavar u otros objetos contaminados con gérmenes o bacterias

El que una herida se infecte y la rapidez depende de varios factores que incluyen el tipo de bacterias contaminantes, tipo de herida, profundidad de la herida, ubicación, nivel de suministro de sangre a la zona, presencia de material contaminante y nivel de la respuesta inmunitaria del cuerpo a los microorganismos invasores. Algunas infecciones de heridas pueden ser severas y no siempre se puede contar con antibióticos para su tratamiento (por ejemplo, las infecciones causadas por MRSA). Se sabe que uno de los resultados de que se infecte una herida es que no logre sanar. Por lo tanto el uso de antisépticos, es una medida de precaución valiosa para ayudar a prevenir la infección y cualquier retraso posterior en la cicatrización de heridas.

Los primeros auxilios simples para prevenir infecciones en heridas menores:

  • Lava tus manos antes y después de tocar una herida usando un jabón líquido antibacterial, o un desinfectante para manos con alcohol
  • Limpia la herida con agua de la llave limpia, un enjuague antiséptico o líquido antiséptico diluido correctamente
  • Seca con suavidad la piel alrededor de la herida
  • Aplica una crema antiséptica para matar a los gérmenes y bacterias restantes
  • Protege la herida, cubre la herida y cambia las venditas adheribles regularmente
  • Recuerda la buena higiene y un buen lavado de manos

Si una herida no deja de sangrar, hay signos de infección como enrojecimiento o inflamación, acude al médico de inmediato.