Breadcrumbs

En qué se diferencia el resfriado común y la gripa

Conoce los síntomas de un resfriado común y de la gripa, cómo se diferencian y la forma en que una higiene adecuada con Lysol®puede protegerte a ti y a tu familia de los gérmenes que los causan.

El resfriado común y la gripa son causados por virus que se propagan de una persona a otra. Las formas en que puedes contraer el resfriado y la gripa incluyen:

Respirar las gotas diminutas que contienen los virus y que entran en el aire cada vez que una persona que tiene resfriado o gripa estornuda, tose o habla.

Tocando una superficie contaminada, como un pañuelo desechable usado por una persona infectada, manijas de puertas, barandales y teléfonos, y luego tocarse la nariz o los ojos.

¿Cuál es la diferencia entre el resfriado común y la gripa?

En ocasiones es difícil decirlo. Muchos de los síntomas son iguales a los que causan los virus, no las bacterias, lo que significa que no es posible tratar los resfriados y las gripas con antibióticos. Por lo general, los síntomas de un resfriado son más leves que los de una gripa, y no suelen dar lugar a complicaciones de salud serias, pero la gripa sí las puede causar.

El resfriado común es una infección viral que afecta el sistema respiratorio superior. Las causas incluyen rhinovirus, virus sincitial respiratorio (RSV), virus de parainfluenza, adenovirus y coronavirus. Los síntomas pueden aparecer de 10 a 12 horas después de la exposición y pueden incluir goteo nasal, garganta irritada, tos, estornudos, fiebre baja (sobre todo en niños pequeños).

En cambio, en la gripa existen hay tres tipos de virus. Los virus tipo A provocan la mayor parte de los casos de gripa humana y algunas enfermedades en los animales. Los virus tipo B son menos comunes y causan enfermedades menos severas. Los virus tipo C casi siempre provocan gripa leve y son raros. Los síntomas de la gripa suelen ser más serios que los del resfriado común y pueden incluir:

Fiebre repentina (casi siempre 39°C o más)

Tos seca

Dolor muscular

Cefalea

Garganta irritada

Cansancio extremo

Goteo nasal o nariz constipada

Náusea, vómito y diarrea (más comunes en los niños)

Prevé en tu familia este tipo de enfermedades desinfectando las áreas comunes de tu hogar utilizando Lysol®, así como manteniendo la higiene personal.