Breadcrumbs

Staphylococcus aureus resistente a la meticilina

SARM (Staphylococcus aureus resistente a la meticilina) es una bacteria, que ha mutado hasta volverse resistente a gran variedad de antibióticos. Esto hace que las infecciones con esta bacteria sean más difíciles de tratar que otras infecciones bacterianas. Debido a que es más díficil el tratamiento para combatir éste microorganismo, el SARM se clasifica como súper bacteria.

Aún cuando el SARM puede provocar infecciones de la piel relativamente leves, también puede causar infecciones más severas, sobre todo en los grupos vulnerables, como los ancianos, las personas que viven con padecimientos crónicos y enfermedades agudas, y los bebés recién nacidos.

Las infecciones con SARM son más prevalentes en hospitales y cuartos de bebés puesto que a menudo hay un punto de entrada en el cuerpo como una herida quirúrgica. Los ancianos, los enfermos y los pacientes en recuperación no siempre tienen defensas fuertes en contra de las infecciones debido a que su sistema inmunológico se encuentra debilitado y con frecuencia entran en contacto con muchas personas, lo que permite la proliferación de las bacterias y las infecciones, en caso de no seguir buenas prácticas de higiene.

Los síntomas varían dependiendo de la parte del cuerpo donde se localiza la infección con SARM y, en los casos más extremos, ésta puede poner en riesgo la vida e impactarla.

Causas

El Staphylococcus aureus resistente a la meticilina se puede extender a través del contacto piel con piel con una persona que tenga infección provocada por SARM o que sea portadora de la bacteria en su cuerpo pero que no tenga ningún síntoma.

El SARM también puede sobrevivir por largos periodos de tiempo en los uniformes de los médicos, las toallas, las sábanas e incluso la ropa, por lo que la infección tiene muchas oportunidades de extenderse.

Síntomas

Infección por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina en la piel:

  • Forúnculos
  • Abscesos
  • Erupción
  • Temperatura alta
  • Malestar general

Celulitis:

  • Piel enrojecida, adolorida e hinchada
  • La piel se siente caliente

Enfermedades invasivas por SARM:

  • Sepsis (Infección en la sangre o presencia de microorganismos patógenoso sus tóxinas en la sangre)
  • Infección en las vías urinarias
  • Fiebre alta por encima de 38°C
  • Neumonía
  • Infección en el revestimiento del corazón (endocarditis)
  • Infección bacteriana en los huesos (osteomielitis)
  • Artritis séptica

Practica una buena higiene personal

  • La mejor medida de prevención es practicar una higiene adecuada en forma regular.
  • Siempre se debe lavar muy bien las manos con jabón líquido antibacterial y secarlas de preferencia con una toalla de papel después de ir al baño y antes y después de comer.
  • Si visitas a una persona por maternidad o a una persona que esté hospitalizada, lávate las manos y utiliza gel antibacterial antes de acercarte a la cama de una persona vulnerable. Repite este proceso al salir y una vez más si regresas junto a la cama del enfermo. Asimismo, evita sentarte en la cama de los pacientes para limitar la transmisión del Staphylococcus aureus resistente a la meticilina a través de la ropa.

Lavado higiénico de la ropa

  • Si cuidas a una persona con SARM, lava higiénicamente todas las toallas, la ropa de cama y la ropa de la persona utilizando el programa de la lavadora con agua caliente (más de 60°C), y quizás considera la posibilidad de agregar un detergente a base de blanqueador durante el ciclo de lavado principal del programa.

Cuida tus heridas

  • Para evitar que cualquier infección entre en el torrente sanguíneo, asegúrate de practicar los primeros auxilios adecuados en cualquier herida y picadura, limpiándolos y cubriéndolos con gasas impermeables.

Preguntas Frecuentes

El SARM no responde a ningún tratamiento con antibióticos.

Éste no es el caso. La infección por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina, puede ser tratada con ciertos medicamentos efectivos. El fármaco usado dependerá de la cepa exacta de SARM . Lo que se sabe es que la variedad de fármacos para tratar el SARM es mucho más limitada.

El SARM pone en riesgo la vida.

Aún cuando esto puede ser cierto, sobre todo si las personas padecen infecciones invasivas por Staphylococcus aureus resistente a la meticilina y complicaciones severas provocadas por el SARM, personas sanas pueden ser portadoras sin saberlo y sin que el SARM les provoque ninguna infección. Sin embargo, esta condición de portador de la infección puede actuar como una ruta de paso hacia otras personas, de ahí que sea crucial realizar una excelente higiene de las manos y las superficies con el fin de evitar que se extienda, sobre todo cerca de los grupos vulnerables.