Breadcrumbs

El inicio de la etapa escolar, guardería

Tips para combatir los gérmenes en el regreso a clases

Te darás cuenta que cuando tu hijo empiece la etapa escolar o regrese a a clases o la guardería parece estar triste todo el tiempo.

No te preocupes. Regresar a la escuela es emocionante para tu hijo porque aprende cosas nuevas y se pone al día con los amigos. Las desventajas son que las bacterias y los gérmenes que causan enfermedades se pueden esparcir con mucha facilidad en este tipo de ambiente, así que es muy probable que tu hijo pesque algunos bichos o infecciones conforme su sistema inmunológico aprende a combatirlos.

Las vacunas (o inmunizaciones) previenen que tu hijo adquiera algunas de las enfermedades infecciosas más serias. En cuanto tu hijo reciba la vacuna de una enfermedad específica, su cuerpo la combatirá con más eficacia en caso de tener una infección. Pregúntale a tu profesional de la salud si tu hijo ya recibió todas las vacunas recomendadas.

Lávate las manos

Parece obvio, pero lavarte las manos con agua y jabón líquido antibacterial es una de las mejores formas de prevenir que se esparzan los gérmenes y bacterias. Enséñale a tu hijo a lavarse las manos:

  • Antes de comer
  • Después de ir al baño
  • Después de jugar con su mascota o un animal
  • Después de toser, estornudar o sonarse la nariz
  • Después de tocar algo sucio (como lápices masticados, pañuelo desechable usado etc.)
  • Cuando las tenga sucias

Cuando tu hijo empiece a ir a la escuela o guardería por primera vez, echen un vistazo juntos alrededor y enséñale dónde se puede lavar las manos.

Uso de pañuelos desechables

Al toser o estornudar, los gérmenes se puede esparcir en el aire. Procura que tu hijo use un pañuelo desechable para toser, estornudar o cuando le escurra la nariz, que lo tire en un cesto de basura y se lave bien las manos con jabón líquido antibacterial.

Si no tiene un pañuelo desechable, en lugar de toser en sus manos, procura que tosa o estornude contra su codo o el antebrazo para evitar que se esparzan las bacterias.

De ser necesario, no lo lleves a la escuela

Si tu hijo está demasiado decaído para participar en actividades de grupo o tiene una infección específica que requiere su exclusión (por ejemplo, Sarampión), no debe ir a la escuela. Lo mejor es dejarlo en casa para evitar que los gérmenes y bacterias se transmitan a otros niños y darle a tu hijo el tiempo necesario para que mejore. Pregunta en la escuela o guardería de tu hijo cuándo recomiendan no llevarlo.

Primeros auxilios en casa

Conforme tu hijo crece y empieza a explorar el mundo, seguramente se hará rasguños o raspones. Conserva en casa un estuche de primeros auxilios para cortadas menores y raspones con:

  • Venditas Adheribles y vendajes estériles
  • Guantes de látex (o equivalente)
  • Líquido antiséptico
  • Crema antiséptica
  • Seguros y tijeras
  • Cinta adhesiva hipoalergénica y gasa

Cura cualquier lesión lo antes posible.

Lávate las manos con Jabón líquido antibacterial para manos Lysol® y limpia el área afectada. Una vez seca, cubre con una bandita o vendaje estéril y lávate de nuevo las manos.

Si la herida de tu hijo se ve seria, no intentes curarla y habla con el médico o acude al departamento de urgencias de tu localidad.