Breadcrumbs

Cómo mantenerte sana durante el embarazo

Higiene de los alimentos, náusea matutina y cómo evitar los resfriados y la gripa.

Cuando estás embarazada, tu sistema inmunológico se suprime en forma natural y puede ser más fácil que te enfermes, por lo que cuidarse es más importante que nunca. Ésta es nuestra guía para prevenir las enfermedades durante el embarazo, así como algunos consejos para manejar los síntomas comunes de náusea por las mañanas.

 

¿Qué puedo esperar de la náusea matutina?

La náusea y el vómito durante las primeras etapas del embarazo son síntomas comunes que se presentan por la mañana. Las náuseas matutinas son muy normales y, a pesar de su nombre, pueden ocurrir a cualquier hora del día (o de la noche). Para reducir los efectos:

Descansa: Toma descansos regulares al realizar tus actividades ya que el cansancio puede empeorar la náusea.

Bebe líquidos: Toma pequeños sorbos de agua y con frecuencia para mantenerte hidratada sin sentirte muy llena.

Refrigerios: Consume pequeñas cantidades de alimentos saludables altos en carbohidratos y bajos en grasa.

Consume alimentos fríos: La comida fría es mejor que los alimentos calientes ya que produce menos olores.

Practica buenos hábitos de higiene: No olvides lavarte las manos después de cada crisis de náusea matutina para prevenir la proliferación de los gérmenes.

  • Almacena y prepara los alimentos crudos lejos de la comida cocinada y lista para consumirse.
  • Mantén a las mascotas y animales lejos de las áreas donde preparas y consumes los alimentos.

 

Dieta e higiene de los alimentos durante el embarazo

Desde las primeras etapas del embarazo debes tener cuidado con lo que comes y la forma en que preparas los alimentos. El embarazo puede hacerte más susceptible a ciertas bacterias e infecciones que pueden tener un efecto serio sobre tu salud y la de tu bebé, una dieta y una higiene adecuadas son esenciales.

A fin de garantizar a tu bebé el mejor comienzo posible, asegúrate de llevar una dieta sana y bien balanceada y evita lo siguiente:

  • Quesos suaves y sin pasteurizar y productos lácteos.
  • Huevos crudos o con una cocción insuficiente.
  • Hígado, paté y embutidos , jamón, salami y carnes que no están bien cocidas.
  • No consumas más de dos porciones de pescado oleoso a la semana.
  • Trata de no consumir más de 200 mg de cafeína al día (el equivalente a dos tazas de café instantáneo)

Para reducir el riesgo de dañarte a ti misma o a tu bebé, también necesitas ser más cuidadosa con la forma en que preparas los alimentos.

  • Higiene de las Manos

Lávate las manos con agua y jabón antes y después de preparar o consumir los alimentos. En caso de no tener agua y jabón, el Lysol® Gel Antibacterial para manos elimina 99.9% de los gérmenes*.

  • Alimentos crudos

Al preparar los alimentos, ten mucho cuidado con los alimentos crudos - los gérmenes en la carne, el pescado y los huevos crudos proliferan con rapidez en las superficies de la cocina.

  • Al picar y cocinar los alimentos

Lava con detergente todos los utensilios y tablas para picar que hayas utilizado y enjuágalos con agua caliente. Limpia las superficies con desinfectante y una toalla desechable. Los paños que puede volver a utilizar también son adecuados, pero no olvides lavarlos y desinfectarlos con frecuencia.

  • Desechos de comida

Utiliza siempre bolsas para forrar el bote de basura y desinfecta el bote siempre que lo vacíes. Y, como regla general, deberás mantener tapado el bote de basura para que no atraiga a las moscas y otros bichos.